Conocer el significado y el propósito de esta palabra (consolidación) es indispensable para un cristiano, pues es parte de la gran comisión que estamos cumpliendo.

Mateo 28:19 nos dice “Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones…”

En este versículo encontramos dos verbos, el ir y el hacer

Ir

Las iglesias o grupos cristianos por lo general tienen varias estrategias y formas de llegar a los no creyentes con el mensaje del Evangelio de Cristo, y está bien, ya que de alguna manera todos hemos llegado a los pies de Cristo por primera vez.

Hacer

Esto tiene que ver más con el ser amigos, maestros, ejemplo; no solo con el predicar el evangelio, si no con preocuparse porque el nuevo creyente pueda, a la luz de la palabra, lidiar con sus problemas, tentaciones y diferentes aspectos de la cotidianidad de tal manera que experimente un cambio de vida y se involucre en la iglesia.

La consolidación no es algo sencillo; se necesita amor y pasión por Cristo, para poder ir y hacer discípulos, para cuidar de cada convertido hasta que dé fruto permanente en el Señor, y a la vez hacer de cada creyente un hacedor de discípulos.

El propósito de la consolidación es que los nuevos creyentes afirmen su decisión por Cristo, y permanezcan en el Señor.

Una de las definiciones de amor que más me ha gustado y se ha quedado en mi mente es “desacomodarte tú, para acomodar a otros”, esto me hace pensar en Pablo y el amor que tenía con sus discípulos, que llegó a darlo todo por ellos.

Finalmente, todos y todas somos parte de un equipo y debemos apoyarnos en la consolidación de nuestra fe y nuestro compromiso con el Señor. Te animo a que te preocupes por aquellos con quienes no has estado en contacto ultimamente… ¿qué puedes hacer hoy para aportar en su consolidación? Tal vez una llamada, una reunión por zoom o un mensaje pueden ser el apoyo que les hacía falta.

Escrito por: Paola Campos

Propósito Global Amazonía

¿Ya leíste nuestro devocional anterior? Dale clic aquí